Equipo Directivo


Woman with red dress

Dr. Julio A. Brache

Presidente del Consejo de Grupo Rica
En el año 1975 el Dr. Julio Brache ocupó la Presidencia de la Pasteurizadora Rica, C. por A. hasta la actualidad. Nacido en la ciudad de Moca, República Dominicana, la vida de este prominente hombre se asocia con el éxito de una de las más pujantes agroindustrias del país, el Grupo Rica. Han sido sus logros empresariales los responsables de que el Grupo Rica haya logrado y mantenga su indiscutible posición de liderazgo en el ámbito del procesamiento de productos lácteos y cítricos.

Es curioso saber que su profesión es la Medicina, campo en el que es un reputado medico cirujano. El Dr, Julio Brache fue el primer Director del Hospital Moscoso Puello, esto es desde el año 1956 hasta el 1959. A la vez se desempeñó como cirujano del Hospital de la Aviación Militar Dominicana desde el año 1956 hasta el 1959. Desde el ano 1964 ejerció como médico cirujano del Hospital Salvador B. Gautier, puesto del que se despidió en el 1969 para dedicarse de lleno a la administración general de Pasteurizadora Rica, a lo que le sucede la celebración de la venta del primer millón de cuartillos de leche en un mes, a los 10 meses de asumir la administración de la empresa.

Durante el desempeño del Dr. Julio Brache como presidente, Pasteurizadora Rica ha visto el surgimiento de otras empresas hermanas: Consorcios Cítricos Dominicanos y Lechería San Antonio. Estas empresas conforman hoy lo que somos, el Grupo Corporativo Rica.

Pedro Brache

Presidente Ejecutivo Corporativo de Grupo Rica
Pedro Guillermo Brache Álvarez, presidente Ejecutivo Corporativo de Grupo Rica e hijo de Don Julio A. Brache, hace gala de esos valores inculcados en el hogar. Estudió en el Instituto San Juan Bautista y culminó la enseñanza media en Princeton, Nueva Jersey. Los estudios superiores y de maestría los realizó en la Universidad de Syracuse y en la American University de Washington, D.C., respectivamente.

Durante su etapa de estudiante, no tenía clara aún la visión de lo que quería hacer profesionalmente. Por lo pronto, no quería dejar de estudiar. “Era una época que disfruté al máximo y extrañé una vez que concluyó. Soy una persona que se entrega en cuerpo y alma a lo que hace”. Se graduó en 1987 y entró a Rica en 1989. “Empecé desde abajo, roté por varios departamentos hasta que me vi en esta posición. Mi padre me dio la oportunidad y supe aprovecharla”. Su concepto del éxito es muy peculiar. “Se trata de darles a tus hijos lo que tuviste”. El mejor consejo que ha recibido es el de ser humilde y empático, y eso lo ha aprendido de su padre. “Hay que ponerse en el lugar del otro y entender sus sentimientos. No le pido a mi personal nada de lo que yo no esté dispuesto a hacer”.

Considera que un gerente debe ver el despido de algún empleado como un error propio. “Todo gerente debe analizarse antes de tomar una decisión así: ¿no le di suficiente apoyo, entrenamiento, las herramientas necesarias? Uno tiene en sus manos la vida de muchas personas, y cuando somos exitosos la empresa también lo es. Me gusta ver que los ejecutivos vengan a Rica y hagan carrera aquí, ver cómo la empresa los ayuda a capacitarse, a crecer personal y profesionalmente. Es a través del desarrollo de su gente que las empresas crecen”, enfatiza.

“Mi papá es un hombre humilde, de esos a los que sí les importa mucho la parte humana. Creó la empresa de la nada, algo que en muchas ocasiones es más difícil que tomar una compañía ya en funciones. No todo médico ha tenido suerte y éxito en los negocios. Él ha triunfado porque tiene un sentido común increíble y lo sabe usar. Es sumamente positivo, y eso es lo que hace grande a un hombre”, enfatiza Pedro al referirse a su padre.

Otra de las razones para que surgiera la empresa, recuerda el Presidente Ejecutivo, es el hecho de que Don Julio era ganadero, producía leche y no tenía a quien vendérsela. “Se reunieron un grupo de amigos, entre ellos la familia Cáceres, que aún forma parte importante del Grupo. Con el tiempo mi papá se fue quedando con el mayor número de acciones. Así nació esta empresa”.

Pedro no puede dejar de mencionar el papel de su madre, que ha sido de gran relevancia. Una anécdota familiar contada por Pedro nos da la dimensión de esta gran mujer. “Cuando mi papá iba a comprar parte de las acciones, yo era pequeño. Mi mamá nos entró en una habitación y nos dijo: “Miren, su papá va a hacer un negocio que si sale bien vamos a estar bien y, si sale mal, vamos a estar peor de lo que estamos’. Eso fue muy importante, pues desde ese momento nuestra madre nos inculcó el sentido de familia, de compartir todo lo que se hacía en el negocio familiar”, recuerda Pedro.